En el set de Taxi Driver y El Padrino

Steve Shapiro, fotógrafo norteamericano prestigioso, ha realizado registros documentales y variadas producciones comerciales. Viajó a través de los Estados Unidos como fotógrafo de la revista Life y otras importantes revistas durante los años 50, realizando fotos sobre derechos civiles, la campaña de Robert Kennedy, Andy Warhol, Muhammad Ali.

Registró en fotografías rodajes cinematográficos de varias películas, como Taxi Driver y Chinatown. Realizó las fotografías para los afiches promocionales de Midnight Cowboy, Billy Madison, Parenthood y 101 Dalmatians, las cubierta del álbum Streisand-Supreme y The Way We Were, entre sus trabajos más famosos.

















































Tomó miles de fotografías durante el rodaje de la trilogía del Padrino, dirigido por Francis Ford Coppola.

En esa ocasión, convenciendo a la Revista Life, que lo enviara para hacer un reportaje sobre la película, llegó con enorme curiosidad por ver a Brando dado que corrían rumores acerca de que estaba muy enfermo. Al verlo confirmó su presunción, ya que el estado era deplorable. Tenía frente a él a un viejo de piel amarillenta, usando un abrigo desgastado y un gorro, hablándo muy despacio, con una voz frágil.

Luego comprobaría que no había visto a Marlon Brando sino a Don Vito Corleone, el Padrino, el personaje. Brando -buenmozo, sonriente, ya en los cuarenta- demostraría en esta película haber logrado una de las más grandes personificaciones de la historia del cine. Shapiro destaca como sus imágenes más memorables la de Brando acariciando al gato y la de Salvatore Corsito en el papel de Bonasera susurrando en el oído del "capo". 400 de esas fotografías están reunidas en una edición limitada, "The Godfather Family Album", en el que Schapiro relata, además, anécdotas muy interesantes.


















Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario