Mirella y la larga despedida del Alzheimer - Fausto Podavini

El alzheimer no entiende de fronteras ni condiciones sociales, y su afectación está en auge posiblemente debido al aumento de la esperanza de vida. Pero Fausto Podavini decidió documentar algo más que la enfermedad. “Mirella”, trabajo premiado con un World Press Photo en 2013, es la historia de una mujer que se hizo cargo de un paciente de alzheimer, su esposo, de poco más de 60 años. El fotoperiodista romano nos cuenta la historia.... 
 



Este trabajo nació porque quería ir más allá de los propios personajes que en él aparecen. Así que no me he parado mucho a hablar sobre ellos, sobre quiénes son. En realidad Mirella y Luigi son una pareja como cualquiera de las muchísimas que hay en el mundo (afectadas por el alzheimer). Es un trabajo realizado en Roma, pero podría estar hecho en cualquier otro lugar: el alzheimer no distingue entre culturas, religiones o fronteras geográficas, y yo quería que fuera lo más universal posible.
 




En cualquier caso, les conozco de toda la vida y comencé a fotografiarles justo cuando a Luigi le diagnosticaron una ligera demencia senil que finalmente degeneró en alzheimer. Yo no conocía nada de este síndrome, pero como fotógrafo de temas sociales descubrí un mundo que creía que merecía la pena contar. Aunque ‘Mirela’ comenzó siendo un reportaje sobre el alzheimer, a la mitad del camino decidí evitar hacer el enésimo trabajo sobre la enfermedad: entendí que la clave de lectura más interesante era mostrarlo a través de la persona que asiste al enfermo.
  





Así que me concentré por completo en Mirella y su vida cotidiana, que cambió absolutamente debido a la presencia del alzheimer. Mirella tuvo que remodelar toda su vida particularmente, porque es una enfermedad que empeora con el tiempo. Pero lo hace paso a paso; no es algo gradual, día tras día, sino que la situación se estanca por períodos que pueden durar unos meses. Así que ella tuvo que readaptarse a los estadios cada vez más complicados y dramáticos que iba atravesando Luigi.
 






 Comencé este trabajo fotográfico a finales 2009. Duró cuatro años. Llegado cierto punto me pregunté cuándo debía cerrarlo y decidí hacerlo hasta el final: hasta la muerte de Luigi.





Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario