Bob Marley por Dennis Morris

El fotógrafo británico Dennis Morris era un estudiante de secundaria en Londres cuando conoció a Bob Marley. “Yo estaba empapado de la música jamaicana, y leí que él iba a venir a recorrer Inglaterra. Así que fui al Speak Easy Club, donde tocaba ese día, y esperé y esperé. Finalmente llegó, y yo le dije: ‘¿Puedo tomarte una foto?’ a lo que él me respondió ‘Sí, hombre, pasa.’”, cuenta Morris a la revista Rolling Stone. 

Morris terminó uniéndose a Bob Marley y The Wailers en su recorrido por el norte de Inglaterra en 1974, dando inicio a una estrecha relación profesional que duró hasta el final de la vida de la superestrella del reggae 7 años después...

  
 "Yo llamo a esta 'Burnin'", cuenta Morris sobre este trío de imágenes. "Esta fue de los inicios del tour. Estábamos sentados y él dijo 'déjame enseñarte cómo fumar un porro, Dennis". Él se ríe: "esa fue mi iniciación".

Esta es la primera foto que Morris le tomó a Bob, allá en 1974. "Él simplemente volteó hacia donde yo
estaba sentado", cuenta. "Y dijo '¿estás listo, Dennis?' Me metí allí y la aventura empezó".

“Aquí está en una fiesta de compras”, cuenta Morris sobre esta imagen de su primera gira con Marley en 1974. “Cada vez que tenía tiempo libre, se detenía en una tienda de deportes y compraba 20 balones de fútbol, 20 pares de botas y lo que sea. No me di cuenta, pero todo era para los niños en Trench Town, de vuelta a casa. Era un hombre muy generoso.”

“Estábamos hablando y fumando, entonces él se levantó y dijo: ’Te voy a enseñar cómo es ser libre’. Posó para cuatro fotos instantáneas, y eso fue todo. Eso es lo que él me estaba diciendo ‘Libertad’ Así de simple.

“Esa es una de mis fotos favoritas en vivo de él, debido a la forma en que sus trenzas están volando y dando vueltas.”, cuenta Morris. La foto fue tomada en un concierto en el Hammersmith Odeon de Londres en 1979. “Es como un helicóptero”, sentencia.

 
“Esta es la primera foto cantando en vivo que tomé de él”, dice Morris. “Fue en el Speak Easy Club, y la llamo Slave Driver. Casi parece un cantante de soul, o un cantante de blues.”

Morris tomó esta foto en la casa de Marley en Hope Road en Kingston alrededor de 1978. “Una vez más, yo nunca realmente necesitaba planearlo”, dice. “Lo que me encanta de esta foto es la forma en que está sentado y la manera que tiene el pie en la parte superior de la roca. Es muy real, casi como cuando ves a un hombre en su reino”.

 “Este fue el concierto de conciertos – uno de los mejores que he participado”, dice Morris sobre esta imagen que proviene de un concierto en Londres en 1975. La historia de fondo, explica, tiene que ver con una gira británica anterior, que terminó mal:

 
“Esta fue la última foto que yo tomé de él”, dice Morris de esta imagen de 1980. “Él me llamó y me dijo: ‘Tienes que venir otra vez.’ Se alojaba en un apartamento en Londres. Cuando entré, él estaba a solas, y normalmente, Bob nunca estaba solo, siempre había gente a su alrededor, pero esta vez no, sólo éramos los dos. Él estaba muy tranquilo cuando hablaba, era como si estuviera cuestionando su éxito y las cosas que había hecho. Yo nunca lo había visto así antes”. En algún momento, Morris dice, Marley tomó una guitarra y comenzó a rasguear. “En ese momento, no me di cuenta de que me estaba tocando ‘Redemption Song’. Yo era probablemente uno de los primeros en escucharlo.” Marley murió de cáncer el año siguiente.

* * *

"Ir a través de las fotos, me trae recuerdos de estar en la presencia de un hombre tan poderoso e influyente. Él le dio forma a mi carrera y vida, un sentido. Yo era un chico con el sueño de ser un fotógrafo, y recuerdo que me decían 'no sea tonto, no existe eso de un fotógrafo negro'. Pero Bob me dijo 'ellos siempre te dirán que no puedes hacer aquello que tú quieres, Dennis; pero tu puedes hacer lo que tú quieras. Solo tienes que creer en ti mismo. El sistema es tirarte al piso, pero tú te puedes elevar'. Esa fue la belleza de Bob Marley para mí. Él me hizo ver que había mucho, mucho más allá afuera".


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario